Los últimos serán los primeros....

Cuando, hace dos mil años, el apóstol de turno dijo frasecita del título, dudo que estuviera pensando en motos, pero sé de más de un directivo de Honda que estará encomendándose al santoral completo antes de comparecer ante su consejo directivo para explicar que lo de "Honda es Número Uno" ha pasado a la historia y que Kymco, una marca que tanto han despreciado,  les ha pasado la mano por la cara.   


 

Kymco, que no vende aquí más que scooters (y unas pocas custom) casi todos de pequeña cilindrada,  ha sido la marca más vendida de España.   El éxito de Kymco es el éxito de la modestia. De los productos de calidad a precio razonable.  De una política de precios estable y previsible. De una relación con sus concesionarios que considera más importante la viabilidad del concesionario que la posibilidad de "colocarle" una partida de motos.  Del análisis de mercado riguroso.

 

Cuando Honda, Yamaha o Piaggio reunen a sus concesionarios, son frecuentes los insultos y las descalificaciones (¿Eh sr.Mercader?), El nombramiento de un nuevo concesionario es visto por la fábrica de turno como la oportunidad de endilgarle al pobre incauto un trailer lleno de trastos invendibles que, hasta ese momento se estaban pudriendo en el fondo del almacén. Si sobrevive a esta primera andanada, al cabo de un mes recibirá la visita del delegado, que no intentará colaborar para que venda más motos, sino que descalificará su gestión y le amenazará con retirarle la concesión si no se vuelve a cargar de motos hasta que le salgan por las orejas.

 

 

 

Subir