Blog

  • LA MOTO UTILITARIA

     

    Estás harta/o  de madrugar,  de hacer mil transbordos en transporte público,  de consumirte en atascos,  de perder horas y horas cada día……..

    ¡de hoy no pasa,  me compro la moto!

    Pero ¿qué moto me compro?.   Todo el mundo me aconseja: “cómprate una como la mía, a mí me va de miedo”,   “no se te ocurra comprarte la……¡Van fatal!”….

    Comprar una moto siempre tiene un punto de pasión,   pero en el caso de las utilitarias, lo que compramos es una “prolongación de nuestras piernas”,  una herramienta que nos regala tiempo, tranquilidad.   

    Como herramienta que va a ser,  debemos elegir una que se adapte a nosotros, y no al revés,   pensando en los aspectos prácticos antes que en los estéticos o en los datos de potencia o velocidad.

    Lo primero que debemos hacer es pensar dónde vamos a usar la moto:    Si el uso va a ser 100% urbano,   cuanto más estrecha, y más ligera, mejor.  El mayor tamaño, que por carretera, proporciona mayor confort, autonomía, etc  es, casi siempre, una limitación cuando nos movemos a ritmo urbano,  y suele suponer mayor peso, lo que repercute en la manejabilidad, y en la facilidad para moverla en parado.

    El caso contrario sería el uso por vías rápidas,  como carreteras, autopistas, rondas urbanas…..  Entonces necesitas una moto más potente, con mejores frenos,  con frontal más envolvente, que te protegerá del frío y de la lluvia,  con depósito de mayor capacidad, para no repostar cada dos días….. 

    Si estás en un caso intermedio, debes valorar cual es el porcentaje de tu tiempo que pasas en carretera, y cual en ciudad,  y elegir según lo que más importancia tenga.

    Por ejemplo:  si de lunes a jueves te mueves dentro de la ciudad, pero cada viernes debes hacer 50 kilómetros de carretera,   debes descartar las 125 ligeras,  que estarían en inferioridad de condiciones en ese recorrido.

    Otro factor importante es la ergonomía.  La moto debe ser adecuada a nuestras características físicas. Debemos llegar con los dos pies al suelo, bajada del caballete.  Si no llegamos,  conviene modificar el espumado del asiento para reducir altura.  Es mejor perder comodidad y ganar seguridad, sobre todo si somos novatos.    Aprovecharemos para comprobar si tenemos fuerza suficiente para subirla de nuevo (tiene truco).

  • COMPRAR MOTO A PARTICULAR ¡CUIDADO!

    Cuando decidimos comprar una moto usada, solemos dudar entre comprarla a un particular o a un profesional. ¿Cuales son las ventajas e inconvenientes de uno u otro sistema?

    La compra a un particular tiene (o debería tener) como ventaja principal el menor desembolso económico.  Ese -teórico- menor precio suele tener como consecuencia que nos entregarán la moto tal y como el anterior propietario estaba circulando con ella, sin ningún tipo de revisión ni puesta a punto. 

      Si bien el anterior propietario nos dirá que "está impecable", en el 95% de los casos habrá olvidado el mantenimiento y, en muchas ocasiones también la obligatoria ITV.

    La mayoría de particulares, cuando venden su moto, obran de buena fe, pero, incluso estos han podido cometer graves errores en el mantenimiento del vehículo.

    Es muy frecuente que algunos usuarios se atrevan a reparar el motor, la transmisión o los frenos de su moto. O que tengan el típico "amigo que sabe mucho de motos" que le monta un variador con el que "te va a ganar veinte kilómetros por hora". Este tipo de inventos o la simple ausencia de mantenimiento, suelen acabar, antes o después, en desastres más o menos graves, más o menos onerosos que, en muchos casos deberá asumir el nuevo propietario.  

    Si bien la normativa vigente establece un plazo de seis meses durante los cuales puede reclamarse al particular por vicios ocultos, en la práctica es inviable,  dejando como única posibilidad de reclamación,  la presentación de una querella en el juzgado, previa contratación de abogado, procurador, etc.

    Decíamos al principio que todos estos inconvenientes deberían quedar compensados por el menor desembolso de la compra a particular, pero es que actualmente ya no es así.  Hoy día, el que vende una moto, consulta en internet, en revistas especializadas y fija el precio de su moto al mismo nivel que el de una moto vendida por un profesional. 

    ¿Cual es entonces la ventaja de comprar una moto a un particular?....Yo no lo sé. Dímelo tú....

    Frente a esto, los profesionales estamos obligados por ley a dar garantía de un año en piezas y mano de obra para cualquier moto usada que vendamos. Para responder a esta garantía, las motos se revisan concienzudamente, no solo el motor, sino cualquier elemento que pueda afectar a la seguridad y al placer de conducir.  Antes de entregar la moto a su nuevo propietario se comprueba si la ITV está en vigor,  se pasa de nuevo si le quedan menos de seis meses de vigencia y se gestiona el cambio de nombre.

    Si a esto le suma que también  gestionamos la financiación,  tramitamos el seguro, recompramos la moto vieja...

    Creo que queda muy claro que, excepto en casos muy concretos (un 5%) es mucho más segura (y acaba siendo más barata) la compra a un profesional como Motospace que a un particular.

  • Escribiendo en Google "comprar moto Barcelona"

    Todos hemos pasado por ese momento.  Cuando nuestros dedos teclean esa frase, u otras como “financiar moto”  “comprar moto con garantía”  “moto nueva o usada”  o otras parecidas, ya llevamos tiempo dándole vueltas a la idea.

    Son muchos los motivos para comprar una moto.  Quizá lo tuyo es pura pasión, sueñas con ella,  tienes un poster en tu dormitorio…….¡pues cómpratela! ¡cómprate esa!  no busques razones. La vida es corta y hay que disfrutarla.    

    Pero si pesa un poquito la razón, empiezan las otras dudas.  Te preguntarás:   qué, cuando, cómo, donde….porqué…     Y es que hay muchas razones, o pasiones, por las que llegamos a ser centauros,  a sentir eso tan difícil de explicar que se siente encima de una moto

    Si te gusta exprimir toda la potencia, notar como inclinas con solo pensarlo, como si fueseis un solo cuerpo….lo tuyo es una deportiva.      

    Quizá estés harto de perder horas de tu vida en los atascos, al volante de tu coche,  o de hacer transbordos en transportes públicos…. Entonces probablemente tu moto debería una utilitaria,  de pequeña cilindrada.

    Si para ti, la utilidad es secundaria, si quieres sentirte orgulloso de tu moto,  ser el centro de atención, pasear despacio luciendo cromados y cuero…. Necesitas una custom

    Quizá  tu espíritu es el de un explorador,  que no se detiene ante las dificultades…. Eres jinete de Trail…

    Has dado un gran paso,  sabes qué moto quieres,  pero quedan muchos interrogantes ¿nueva o usada?  ¿la compro a un particular, o a una tienda?  ¿La financio o la compro al contado?

    De todo esto, y de otras muchas cosas vamos a ir hablando en este blog.  Cuéntalo

  • Ahora, la de arena.....

    Crecidito, por el resultado de Alcarrás, me presenté en la siguiente carrera. 22 de mayo. Parc Motor.  

    Neumático trasero nuevo, un Conti racing 2-cr.  Teta de monja, a decir de los que saben. 

    Primera manga de entrenos.  Bastante mal.  Incluso  mi amigo y abogado Santi, con su cbr 600 me metió un par de segundos.

    Esto no puede ser.  Pensando en la segunda manga pongo los calentadores de neumáticos, que tenía hace veinte años, pero no había usado nunca.

    Segunda manga.  Concentración.   En la segunda vuelta me pasa la otra CBR "la oficial".  Como he calentado los neumáticos no necesito esperar las dos vueltas de rigor para abrir gas.   En la rápida de izquierdas antes de la subida de entrada a meta abro a fondo.......y me despierto en el hospital de Igualada, un día después.   

    Sí, me caí....o, mejor dicho, me dí una hostia de las buenas,  con hemorragia cerebral,  clavícula y dos costillas rotas,  y una terrible sensación de haber cometido un grave error.

    El nuestro es un deporte de riesgo y, cuando menos te lo esperas, te pasa factura por todas las tonterías que has venido haciendo y que te salieron bien.

    Unos días después supe que esta hemorragia cerebral, en un 40% de casos, acaba en fallecimiento (y si hubiera sido por Montse, de la federación,  habría entrado en la estadística), pero soy duro de pelar, y aquí estoy.       Eso sí,  mi campeonato....a la porra!

    Continuará.

     

Subir